Colegios MARIANISTAS
Colegio Santa María del Pilar - Marianistas Madrid - Colegio Santa María del Pilar
17484
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-17484,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,side_menu_slide_with_content,width_270,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_non_responsive

Trabajamos para que nuestros alumnos crezcan en todas sus dimensiones y capacidades

Trabajamos para que nuestros alumnos crezcan en todas sus dimensiones y capacidades

En nuestros colegios se vive un clima familiar en el que todos podemos sentirnos como en casa.

En nuestros colegios la acción educativa no se limita ni al tiempo ni al espacio escolar

Prestamos una atención singular a cada alumno

En nuestros colegios se vive un clima familiar en el que todos podemos sentirnos como en casa.

Impulsamos la adaptación al cambio y los aprendizajes necesarios para la vida

Nos esforzamos en educar la diversidad que se deriva de la diferencia de capacidades e intereses en nuestros alumnos

Blog de noticias
Bolsa de Trabajo
Twitter
Objetivo del curso 17-18

La Educación para la Justicia y la Paz como motivo central de los próximos tres años.

Cuando miramos el mundo surgen en nosotros numerosas incertidumbres sobre lo que nos deparará la vida en el futuro. Pero, al menos, de algo podemos estar seguros: si queremos que la tierra pueda ser un hogar digno y feliz para todas las personas que la habitan, la sociedad humana deberá transformarse.

Millones de personas viven hoy una existencia degradada, impropia de su dignidad como seres humanos. En muchos lugares del mundo encontramos una humanidad rota por las desigualdades sociales, la pobreza, la guerra y la violencia, la intolerancia y el deterioro del medio ambiente natural.

El espíritu misionero propio de nuestro carisma nos lleva a dar prioridad al servicio a los más necesitados y a impulsar una cultura de la solidaridad. Educar en la escuela de hoy es enseñar a niños y jóvenes que sólo se llega a la verdad a ser humano cuando se trabaja por la plenitud de  la vida. Un colegio que anuncia la Buena Noticia de Jesús escucha también la llamada del Evangelio que nos impulsa a la construcción de un mundo más justo, solidario y pacífico.

Debemos por tanto, trabajar para construir este futuro viable. La democracia, la equidad y la justicia social, la solidaridad con los más débiles, la tolerancia entre diferentes, la paz, la responsabilidad ciudadana y el cuidado a nuestro entorno natural deben ser valores claves de este mundo en devenir. Debemos asegurarnos de que la sostenibilidad sea esencial en nuestra manera de vivir, de dirigir nuestras naciones, comunidades y de interactuar a nivel global.

En esta evolución hacia los cambios fundamentales de nuestro estilo de vida y nuestros comportamientos la educación –en su sentido más amplio- juega un papel preponderante. Educar es mucho más que instruir. Es importante que la educación escolar valorice no solo las competencias relativas a los ámbitos del saber y del saber hacer, sino también aquellas del vivir junto a los demás y del crecer en humanidad. La educación es la fuerza del fututo, porque ella constituye uno de los instrumentos más poderosos para realizar el cambio.